Catálogo Tolkien
Catálogo  Celta
Catálogo Cine
Catálogo Series
Catálogo Comic
Catálogo Geek - Freak
Catálogo Música
Catálogo Miscelánea
Catálogo Arte
Catálogo Mitología
Catálogo Idiomas
Remeras, fundas y almohadones en oferta
Catálogo Souvenirs
Preguntas Frecuentes
Enviá tu Foto!
Variedad de links
Preguntas, sugerencias, pedidos
También en Facebook!
HOME

 

 

Aquí encontrarás artesanías inspiradas gracias a la genial obra de J.R.R. Tolkien... este mundo soñado creado por el Profesor, del cual rescatamos tantas cosas, desde el tema del viaje de la vida, los valores que tanto cuestan encontrar ahora, el honor, la palabra, la caballerosidad, la amistad, el amor genuino...

Recordamos aquí dos fragmentos, aunque hay infinidad de ellos, y todos inolvidables. El primero es de Cartas, más exactamente la N° 183, Notas sobre la crítica de El Retorno del Rey de W.H. Auden, y en donde Tolkien nos cuenta:

...Los hombres emprenden y han emprendido viajes y búsquedas en la historia, sin intención de representar alegorías de la vida. No es verdad del pasado ni lo es del presente decir que "sólo los ricos y los que están de vacaciones pueden emprender viajes". La mayoría de los hombres emprenden algunos viajes. Que sean largos o cortos, que tengan algún cometido o sólo se hagan para "ir y volver", no es de primordial importancia. Como traté de expresarlo en la Canción de la Marcha de Bilbo, hasta una caminata de toda una tarde puede tener efectos importantes. Aun cuando Sam sólo había llegado al Bosque Cerrado, tuvo una "revelación". Porque si hay algo en una jornada, cualquiera que sea su duración, para mí es esto: la liberación del estado vegetativo de quien sufre pasivamente, un ejercicio de la voluntad por pequeño que sea, y movilidad, y también de la curiosidad, sin la cual una mente racional se estupidiza.

Y el segundo, desde El Señor de los Anillos, El Retorno del Rey, para seguir conservando la esperanza:

"A lo lejos, sobre los Ephel Dúath en el oeste, el cielo nocturno era aún pálido y lívido. Allá, asomando entre las nubes por encima de un peñasco sombrío en lo alto de los montes, Sam vio de pronto una estrella blanca que titilaba. Tanta belleza, contemplada desde aquella tierra desolada e inhóspita, le llegó al corazón, y la esperanza renació en él. Porque frío y nítido como una saeta lo traspasó el pensamiento de que la Sombra era al fin y al cabo una cosa pequeña y transitoria, y que había algo que ella nunca alcanzaría: la luz, y una belleza muy alta.

Cerin Amroth
 
Wilwarin ® - Desde Abril 2003
Paz en la Tierra - Peace on Earth